jueves, 29 de diciembre de 2011

Un nuevo año

No inicies la aventura de este nuevo año pensando en lo que pasó o lo que pudo haber pasado, ni lamentándonos por lo que no pudiste lograr, déjalo donde pertenece EN EL PASADO.
Comiénzalo con tres actitudes sencillas:
1) Hazte el propósito de cumplir tus propósitos.
2) No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy.
3) Mantén presente que una sonrisa abre muchas puertas.
Y recuerda que los objetivos maximalista nunca funcionan, así que márcate sólo tres (o los que consideres, pero pocos y que valga realmente la pena luchar por ellos).
Una vez sepas qué es lo que quieres conseguir, sé tan concretos como sea posible, dividiendo cada propósito en pequeñas tareas que puedas acometer de forma realista. Teniendo en cuenta:
  • Planificar: Cualquier objetivo, por pequeño que sea, exige una planificación previa. Debemos contar con los recursos necesarios para poder llevarlo a cabo.
  • Anticiparnos a los problemas: A lo largo del año vamos a encontrarnos obstáculos y problemas con los que deberemos lidiar. Es cierto que algunos serán imprevisibles,   pero no fracasemos por aquellos que podemos tener en cuenta con tiempo suficiente para reaccionar.
  • Empezar: Da el primer paso. Marca fechas y plazos. Respétalos. Postergar las tareas es la mejor forma de no cumplir con nuestro objetivo y acabar fracasando en nuestro propósito.
  • Compromiso: Ten los objetivos presentes cada día en tu mente y en tu corazón,... y cada día haz algo para alcanzarlos y no sean sólo "buenas intenciones".
  • Aceptar el fracaso: Eres humano, los errores son parte de la vida y han de servirnos para aprender y reforzar nuestro compromiso.
  • Pequeñas recompensas: La motivación personal es fundamental. Cada vez que alcances una de las partes en que has dividido cada uno de tus proyectos,... ¡celébralo!!!
Y recuerda, si quieres, puedes.
FVA Management - Blog
Félix Velasco

viernes, 23 de diciembre de 2011

Cataluña sin liquidez

Los problemas de tesorería de la Generalitat de Cataluña no solo han obligado a retrasar a enero el pago del 20 por ciento de la extra de Navidad de sus 210.000 funcionarios, sino que están llevando a dilatar los pagos de retenciones de IRPF y cotizaciones sociales al Estado. Así lo reconoció ayer en el Parlamento autonómico el consejero de Economía, Andreu Mas-Colell, que utilizó el término "cierre de cajas transitorio", en alusión al episodio de 1899 con el que empresarios y comerciantes catalanes protestaron contra la subida de impuestos producto de la crisis colonial de 1898.
El «cierre de cajas» de la Generalitat es puntual y pactado con el Gobierno, se precisó a ABC desde el Ejecutivo autonómico, y es producto de la grave situación de falta de liquidez por la que atraviesa la tesorería catalana. El retraso en los pagos implicará posponer un mes el pago de las retenciones de IRPF correspondientes a noviembre, que se harán efectivas el 20 de enero junto con las de diciembre, por una cantidad que desde la Generalitat no se supo precisar.
Según se reconoció desde la Consejería de Economía, el retraso no implicará sanción o cobro de intereses. Ante la casi segura perspectiva de que la situación de caja no mejore, la Generalitat negocia la posibilidad de aplazar un mes el pago de las cotizaciones sociales de octubre, que debían abonarse el 31 de diciembre.
A, Gubern
FVA Management - Blog
Félix Velasco

lunes, 19 de diciembre de 2011

El bien del trabajo

Repasando la historia contemporánea de España podemos observar una repetida serie de bancarrotas, esfuerzos más o menos productivos por poner orden en la Hacienda, moderados resurgimientos… Los periodos de prosperidad y cierto progreso social condigno no nos duran nunca tanto como quisiéramos. Cuando empezamos a respirar, la economía atrapa un garrotillo que nos deja temblando. Desde el siglo XVIII, por no ir más atrás, España tiene un problema estructural de pobreza, o de falta de trabajo –lo que en la mayoría de las ocasiones viene a ser lo mismo–, al que ya se enfrentaron en su tiempo los ministros «ilustrados» y los gobiernos liberales del XIX. En 1935, de una población de 11 millones de españoles, sólo 3 millones contaban con recursos suficientes para llevar un nivel de vida confortable, o elevado. Los 8 millones restantes eran campesinos sin tierra, aparceros, obreros… La pobreza ha estado en la base de las inquietudes «revolucionarias» de las masas depauperadas. España se sumó tarde, aunque a su manera, al invento del «Estado de Bienestar», no participó en las guerras mundiales y fue ajena a los esfuerzos de las potencias europeas por calmar con «beneficios sociales» a una población exhausta por las contiendas bélicas y las recesiones. Da la impresión de que la vieja Europa siempre supo que el trabajo es el privilegio principal del Estado del Bienestar, mientras España se ha contentado con subsidiar el desempleo y aceptarlo como lacra histórica. En el siglo XXI, el trabajo será uno de los bienes más escasos. La mundialización de la economía, la crisis de deuda y nuestros propios defectos en el mercado laboral agudizarán el problema del paro estructural. Necesitaremos mucha imaginación para salir airosos de ésta. (Pero se puede). 
Ángela Vallvey 
FVA Management - Blog
Félix Velasco

Formidable antología

Me irrita la falta de generosidad de los periódicos con los aciertos de la competencia. Hoy, no tengo más remedio que felicitar a la «Crónica» de «El Mundo» por su antología de frases de Zapatero. Reunidas, conforman el retrato de un insensato, un mentiroso y un humorista involuntario. «La Tierra no pertenece a nadie, salvo al viento» (17/12/2009) es el pensamiento que le lleva, dos años más tarde, a anunciar su futuro: «El mejor destino es el de supervisor de nubes acostado en una hamaca». Le deseamos desde aquí una larga y fructífera supervisión. Insuperable su referencia a Obama: «La cuestión no es qué puede hacer Obama por nosotros, sino qué podemos hacer nosotros por Obama» (30/7/2009). Durante el año 2005, Zapatero es Supermán. «Somos la envidia de Europa, y en pocos años vamos a ser un país de primera división en el mundo». (19/12/2005). En el año 2006, su fuerza visionaria es ya invencible: «Hoy estamos mejor que hace un año. Pero dentro de un año estaremos aún mejor». No obstante, es en el año 2007, con todas las naciones serias adoptando medidas drásticas para combatir la crisis económica, cuando surge el Zapatero insuperable, el chocholo de barra de bar: «Lo enunciaré de forma sencilla pero ambiciosa. La próxima Legislatura lograremos el pleno empleo en España». Vuelvan hacia atrás la lectura y repitan la frase. La pronunció el 3 de julio de 2007. También ese mismo año, el 16 de octubre: «No hay atisbo de recesión económica. La economía española tiene muy buenos fundamentos».
Extraordinaria precisión de un excepcional Presidente. Claro que el año 2007 lo había principiado con una revelación asombrosa, emitida el 15 de enero. «Vamos a superar a Alemania en renta per cápita. Es que el crecimiento de España está en el 4%, creando empleo. Sólo con esa cifra, uno, como Presidente de Gobierno, se siente ya absolutamente reconfortado en el balance de su actuación». En el año 2008, desprecia, denuncia y arremete contra los que le hablan de la crisis. El 14 de enero: «La crisis es una falacia. Puro catastrofismo». Crecen los parados hasta los cuatro millones, pero Zapatero tiene su versión: «No son parados. Son personas que se han apuntado al paro» (7 de febrero de 2008). Y el 5 de julio de aquel desastroso año para España, Zapatero nos sonríe: «Ser optimistas es algo más que un acto de racionalidad: Es una exigencia moral, un rasgo de decencia, y si me lo permitís, hasta de elegancia». Elegantísimo. El año 2009, de acuerdo con sus frases, es el año que dedica al calor familiar. En una misma entrevista, publicada el 31 de mayo, se refiere a su mujer e hijas. «En mi vida personal, lo que más me emociona es la mirada cómplice de Sonsoles». Nada que objetar, porque las miradas cómplices son muy importantes. Pero la utilidad de su famoso «talante» queda en entredicho con este segundo reconocimiento:
«También aplico la política del talante en la educación de mis hijas». Lo comprobó el matrimonio Obama. El 21 de febrero de 2010, nos tranquiliza: «Conmigo de Presidente, jamás habrá en este país recortes sociales». Y animado por su exuberante feminismo, nos anuncia a los varones tiempos de trances difíciles: «Acabaré con siglos de dominación del hombre» ( 28 de marzo de 2010).
El 3 de abril de 2011, se muestra plenamente respetuoso con la democracia interna del PSOE: «No nos gusta el dedazo». Pero la frase excelsa, la guinda, el colofón genial, nos la regala el 3 de marzo de 2011, año de su desaparición política para siempre: «¡No sabéis cómo se puede disfrutar de la democracia! En mi caso, llegué a ser Presidente del Gobierno». Así era.
Alfonso Ussía
FVA Management - Blog
Félix Velasco

sábado, 17 de diciembre de 2011

Los políticos españoles generan 325.000 millones de deuda desde que comenzó la crisis

A finales del año 2007, las administraciones públicas españoles debían 381.401 millones de euros. En ese momento, comenzaban a verse los primeros signos de la crisis económica más importante de las últimas décadas. Las familias y las empresas españolas tomaron nota rápidamente: cerraron los negocios improductivos, cayó el crédito al sector privado y aumentó el ahorro. Había que adaptarse a las nuevas circunstancias, con un planteamiento más austero que permitiera pagar las deudas contraídas durante el boom y sirviera de acopio con el que encarar el futuro.
Evidentemente, esta lógica no se aplica a la clase política. Los gobernantes españoles decidieron que con ellos no iba eso de la austeridad, el ahorro y la contención del gasto. Al fin y al cabo, el dinero no era suyo, así que podían derrochar con alegría. Por eso, desde el 31 de diciembre de 2007 hasta el pasado mes de septiembre, la deuda de las administraciones públicas ha aumentado en casi 325.000 millones. De hecho, según los datos del Banco de España conocidos este viernes, entre Gobierno central, comunidades autónomas y entidades locales deben 706.340 millones de euros.
Con unas cifras tan grandes, es difícil perderse. Nadie se imagina con precisión qué significan 325.000 millones más de deuda. Además, el discurso político suele difuminar las responsabilidades, se le echa la culpa a la crisis, a la coyuntura internacional o al aumento del gasto social (prestaciones por desempleo, pensiones, etc...). Nunca se admite que es el despilfarro de las administraciones el que provoca esta situación y que esto puede comprobarse fácilmente viendo como algunos gobiernos sí mantienen una línea de control del gasto mientras otros caen en los números rojos y dejan a sus regiones, ciudades o países al borde de la quiebra.
Por ejemplo, en España, el Estado central debía 292.000 millones en 2007 y debe 534.000 millones ahora, un incremento del 82%. Mientras, las autonomías debían algo más de 60.000 millones y ahora adeudan 135.000, lo que supone una subida del 125%. Las corporaciones locales, por su parte, pasan de 29.400 millones a 36.700, un 25% más. Esto quiere decir que son los gobiernos regionales los que más han incrementado sus números rojos, aunque los gastos más asociados al ciclo económico (como las prestaciones por desempleo) son competencia del Gobierno central.
Para aquellos que no se hagan una idea de la gravedad de este despilfarro, lo más sencillo es pasar los datos a cifras más cercanas. Por ejemplo: si dividimos los 325.000 millones de deuda entre los 16,3 millones de hogares que hay en España, nos sale una cifra de 19.578 euros de deuda para cada familia. Si tomamos sólo a los 18.156.000 trabajadores, a cada uno le tocan 17.900 euros de deuda. Y si sólo cogemos al sector privado (el que genera riqueza, puesto que todos los ingresos de la administración llegan a través de impuestos o tasas), sus 14.936.000 empleados deben desde 2007 21.760 euros más por cabeza.
No son cifras para tomar a la ligera. La deuda total es más o menos el doble. Por lo tanto, cada hogar español debe casi 40.000 euros gracias al Estado. La mayoría de los ciudadanos no lo saben. Lo tendrán que pagar con sus impuestos de años venideros. Pero que no esté en su extracto bancario, no hace a esta deuda menos real.
Todas las generalizaciones son injustas. Cuando decimos que los políticos han dilapidado la riqueza de sus contribuyentes, hay que aclarar que no todos son iguales. Algunos, han sido más derrochadores que otros. Merece la pena destacar a aquellos que mejor han cuidado de las finanzas de su administración y señalar a los que han dejado las arcas vacías e hipotecadas para el futuro. De esta manera, Esperanza Aguirre y José Ramón Bauzá demuestran cada día que no creen aquello de que "el dinero público no es de nadie". Del mismo modo, José Luis Rodríguez Zapatero, José Montilla o José Ramón Barreda deberían dar explicaciones por lo que han hecho con los presupuestos de sus negociados.
Esperanza Aguirre, líder en austeridad: la Comunidad de Madrid ha sido la autonomía que menos ha incrementado su deuda desde 2007. Entonces, suponía el 5,4% del PIB regional, ahora alcanza el 7,9%, una subida del 2,5% (le siguen Andalucía y Canarias con incrementos del 4,5%, casi el doble). Esta austeridad ha convertido a la región de Esperanza Aguirre en la líder en porcentaje de deuda del país.
José Ramón Bauzá, cambio de tendencia: el Gobierno balear del PSOE pasó de una deuda pública del 6,9% en 2007 al 17,1% en la primavera de este año. Fue el tercer ejecutivo más derrochador durante la crisis. Entonces, tuvieron lugar las elecciones autonómicas y llegó José Ramón Bauzá a la Presidencia. En este último trimestre, Baleares es la única comunidad que ve una reducción significativa de su deuda (0,3%). Es un paso meritorio y corresponde a un equipo que ha llegado con las ideas claras: menos intervencionismo y menos gasto.
José Luis Rodríguez Zapatero, el principal responsable: evidentemente, si alguien tiene responsabilidad en esta deriva es el ocupante de La Moncloa. No sólo el Estado central ha disparado su deuda un 82%, como veíamos arriba, sino que ha permitido a las regiones hacer lo propio con la suya, dándoles una manga ancha que algunos han aprovechado en perjuicio de sus ciudadanos.
José Montilla, una región en quiebra: Cataluña se está llevando la palma este otoño en cuanto a noticias sobre recortes, deuda disparada y necesidades de financiación. Más allá de que el nuevo Gobierno de CiU pretenda esconderse detrás de su predecesor para no tomar medidas impopulares (también es habitual echarle la culpa al Estado, por supuesto), es cierto que la gestión económica del tripartito liderado por José Montilla deja mucho que desear. La deuda pública catalana es ahora mismo del 19,7%, la segunda más alta tras la de Valencia, y ha crecido en más de 12 puntos desde 2007. De hecho, ya hay anuncios de retrasos en los pagos y recortes en cuestiones muy sensibles: Cataluña es prácticamente una región en quiebra. Ahora, le tocará a Artur Mas lidiar con esta herencia. Eso sí, lleva un año en el cargo y por ahora ha habido más quejas que soluciones. De su capacidad para salir del paso, dependerá el juicio a su labor.
José María Barreda, el gran derrochador: pero si alguien se lleva la palma en cuanto a despilfarro, ése es José María Barreda, que se encontró en 2004 una deuda del 3% y se va con el 18,3%. De hecho, los números rojos de Castilla-la Mancha han crecido un 1% desde que su sucesora tomó posesión y no precisamente porque el nuevo Gobierno no haya emprendido un acelerado plan de recortes del gasto, sino porque las cifras ocultas de la deuda eran incluso superiores a las conocidas.
D. Soriano
FVA Management - Blog
Félix Velasco

La insostenibilidad de las cuentas autonómicas

La cuerda sobre la que se sostienen a duras penas las finanzas de varias comunidades autónomas está a punto de resquebrajarse.
La cuerda sobre la que se sostienen a duras penas las finanzas de varias comunidades autónomas está a punto de resquebrajarse.
El manido recurso al endeudamiento ante la brutal caída de la recaudación provocada por la crisis y las abultadas estructuras de gasto que los gobiernos regionales han edificado durante décadas han tensionado hasta tal punto la tesorería de autonomías como Cataluña, Valencia o Castilla-La Mancha, entre otras, que la amenaza del colapso parece más cercana que nunca.
La Generalitat catalana ha tenido que aplazar parte de los pagos a sus empleados (ya lo hacía con los proveedores) ante su incapacidad para obtener los 1.700 millones de euros que necesita para cerrar el año. La excusa de última hora de que el Gobierno nacional no ha cumplido con la transferencia prometida de 760 millones en concepto de pago por las infraestructuras no resulta creíble, puesto que ese dinero en todo caso no debería destinarse a pagar nóminas, como pretendía la administración regional.
El drama es que Cataluña ha sido hasta ahora la comunidad más valiente a la hora de emprender los necesarios recortes del gasto –más por necesidad que por firme convicción–, pero sus resultados distan mucho de los esperados. Al cierre del pasado mes de junio, en la tesorería de la Generalitat catalana sólo había 19 millones. Mientras tanto, su homóloga valenciana afronta su via crucis particular.
Tras sumarse alegremente el año pasado a la fiebre de la emisión de bonos patrióticos iniciada por Cataluña, ahora, cuando toca renovar esta deuda, la Generalitat que preside Alberto Fabra se está mostrando incapaz de conseguir la financiación minorista necesaria. Por eso, se ha visto forzada a negociar con la banca y el ICO préstamos para salvar esta situación y, de paso, afrontar también el pago de las facturas pendientes a los proveedores, que ascienden a 2.400 millones.
El agujero financiero de las comunidades autónomas será una de las patatas calientes que deberá gestionar el nuevo Gobierno a partir de la semana que viene. Pese a los anuncios de reducción del gasto, la deuda de los gobiernos regionales siguió aumentando en el tercer trimestre, un 22% más que en 2010, en parte también por los mayores costes de financiación. Pero precisamente porque es insostenible mantener unas administraciones públicas tan endeudadas aumenta la urgencia de desmontar el andamiaje creado por el Estado autonómico.
El parche con que ayer se despidió el Ejecutivo de Zapatero –4.500 millones extra a las autonomías para que paguen nóminas y adelanto de los pagos a cuenta a los ayuntamientos– es el colofón a una etapa negra en la historia económica de España que no debe repetirse.Editorial Expansión
FVA Management - Blog
Félix Velasco

domingo, 11 de diciembre de 2011

viernes, 9 de diciembre de 2011

El sueño de la tasa universal

Es evidente que van a subir los impuestos, todos ellos; incluso se crearán otros nuevos. La palabra "impuesto" no vende bien, porque es algo que se impone. Así que, en lugar de tocar los impuestos, van a subir las tasas y crear otras nuevas. La tasa significa que el contribuyente solo paga cuando utiliza un servicio público. Como los servicios se utilizan de forma general, las tasas sustituyen ventajosamente a los impuestos desde la perspectiva del Fisco voraz. El problema con muchas tasas es que su gestión puede resultar muy cara. Por ejemplo, a alguien se le ha ocurrido poner una tasa a los automovilistas según los kilómetros que hacen al coche. De esa forma parece más justo que la construcción y conservación de las carreteras se pague más por los que más las usan. Naturalmente, esa tasa sería un poco injusta para los transportistas y viajantes. Pero sobre todo la gestión de esa tasa sería muy onerosa. Sería muy difícil de aplicarla a los extranjeros. En su día fracasó, por esa razón de la dificultad de gestionarla, la tasa por la posesión de un televisor. Acabarán por poner una tasa a la utilización de playas y riberas. Una de las cosas buenas que hicieron los liberales españoles del siglo XIX fue considerar que las playas, costas y riberas eran de dominio público. Luego ha venido la picaresca y la corrupción, pero esa es otra historia. De momento, sigue rigiendo el principio que digo. En los Estados Unidos las playas pueden ser privatizadas. Es algo que no me gusta de los americanos. Mi yanquifilia tiene un límite. Tampoco me gusta la pena de muerte o el derecho a portar armas. Sigo. Otra idea nefasta es volver al pasado al poner portazgos y peajes en todas las carreteras y puentes.Un horror. En su día funcionarios las casetas de consumos a la entrada de las ciudades. Hoy sería imposible poner una cosa así, porque la entrada a las ciudades no es a través de una puerta. Esa era la función de la Puerta de Alcalá y tantas otras: cobrar la alcabala o tasa de consumos. Espero no darles más ideas. Sin embargo, algunas tasas, como la de los transportes públicos o el copago (horrorosa palabra) en la sanidad pública tienen bastante sentido. No es bueno que todos los servicios públicos sean gratis. Al final la gratuidad se paga por otro sitio. Lo que irrita es el eufemismo. Por ejemplo, llamar al copago "tique moderador". Una forma encubierta de tasa es la multa,sobre todo si se abusa en su intensidad, y la tasa de aparcamiento. En Madrid la llamamos "gallardón". Hay mil tasas más, disfrazadas con nombres extravagantes. La ventaja para el Fisco es que la subida de las tasas no tiene por qué aprobarla el Congreso de los Diputados. Es decir, más que tasas son arbitrios, muchas veces arbitristas. Espero que no se les ocurra poner una tasa por disfrutar del paisaje. Al tiempo que esto escribo, me solazo con la vista de la Sierra de Guadarrama, con los picos ya nevados. Confío en que nadie recoja esa idea de tasar la contemplación del paisaje.
Una iniciativa a caballo entre la tasa y el impuesto es el llamado impuesto finalista. Por ejemplo, una parte del impuesto de carburantes puede ir para la lucha contra el cáncer. La idea es mala. Precisamente la gran utilidad del impuesto es que no sea finalista sino generalista. Las tasas suelen ser también finalistas. Mala cosa. Aunque nos pueda resultar molesto, el impuesto personal (IRPF) es el más justo, sobre todo si se lograra que los verdaderamente ricos no pudieran evadirlo legalmente a través de las sociedades mercantiles. Al final, el impuesto más equitativo es el que tiende a rebajarlo. Vale
Amando de Miguel
FVA Management - Blog
Félix Velasco

Lo del cambio climático

He ahí uno de los mitos de nuestro tiempo. El mito es una fantasía o una leyenda que genera mucha tranquilidad si se cree en él. El problema es que esa creencia puede llevar a decisiones erróneas o contraproducentes. Lo de "cambio climático" es casi un pleonasmo, pues el clima siempre está cambiando, por definición. Hay ritmos a cortísimo plazo (los que nos señalan los mapas del tiempo atmosférico), a plazo corto (las estaciones), a largo (años buenos y malos) y a larguísimo. Esos últimos son de difícil medición. Sabemos que en la Edad Media la temperatura del hemisferio Norte fue alta. Recordemos que Groenlandia quiere decir "Tierra Verde" porque allí los vikingos encontraron amenas praderas. A partir de entonces comenzó un lento proceso de enfriamiento de la Tierra (por lo menos en el hemisferio Norte; del Sur no tenemos constancia). El ápice llegó en el siglo XVII, en el que se produjo una "pequeña glaciación" en toda Europa. Desde entonces la Tierra se vuelve a calentar, suavemente, hasta llegar al siglo XXI, en el que las temperaturas vuelven a ser altas. En esos procesos cíclicos apenas interviene la mano del hombre, la industria. Es una pretensión de soberbia creer que nuestras fábricas o nuestros automóviles calientan el Planeta. En todo caso habrá situaciones de calentamiento local, de contaminación. Pero, por ejemplo, la contaminación de la ciudad de Madrid era mayor en el siglo XIX que ahora mismo. Entonces se cocinaba con carbón, que es más contaminante que el gasóleo. Además, estaba la contaminación de los animales en la ciudad y la acumulación de basuras.
¿Por qué se difunde una creencia tan errónea como el calentamiento global? Porque es el interés fundamental de un poderoso grupo de presión, el de los ecologistas o verdes. No les importa tanto llegar al poder como disfrutar de pingües subvenciones por parte de todos los poderes, públicos y privados. Para ello procuran que la población esté amedrentada. El miedo al calentamiento global (caso de producirse) tampoco sería una tragedia. Los osos polares sufritían muchísimo, pero las ovejas podían pastar en Siberia o en Groenladia. Pero no hay que temer cambios tan drásticos. Es cuestión de esperar unos cuantos siglos mnás y la Tierra volverá a enfriarse otra vez. Así, de forma cíclica, hasta el final de los tiempos de esta galaxia. Para entonces, nuestros descendientes se habrán ido a vivir a la galaxia vecina, Abdrómeda, que parece mucho más joven. Seguramente, el universo entero que conocemos algún día se colapsará, pero hay otros muchos universos. Vale.
Amando de Miguel
FVA Management - Blog
Félix Velasco

jueves, 8 de diciembre de 2011

Se resquebraja el imperio

Existe en el mundo de lo metafórico un territorio, no muy vasto pero sí muy próspero, conquistado desde hace tres siglos al absolutismo y la arbitrariedad gracias a la visión, convertida en gigantesco esfuerzo, de una cuantas personas. Sus fronteras no siempre aparecen claramente marcadas en los mapas, aunque desde la honradez intelectual resulta sencillo identificarlas. Lo llaman el Imperio de la Ley. España forma parte de él desde el año 1978, en calidad de miembro de pleno derecho, aunque últimamente se abran fallas en nuestro país que resquebrajan el suelo y amenazan con provocar nuestra expulsión de ese Edén.
No me refiero únicamente a las grietas económicas por las que se cuelan los dineros de muchos ahorradores, poco dispuestos a permitir que nuestra indisciplina, despilfarro e inflación de sector público se traguen los frutos de su trabajo, sujetos a las reglas del mercado libre que tan buenos resultados dan a quienes las cumplen escrupulosamente. Ni siquiera creo que sean ésas las más peligrosas con vistas a la solidez de los preceptos sobre los que se asienta la comunidad selecta de naciones a la que me refiero. Lo que más me preocupa es precisamente lo que permanece oscuro o a media luz, porque lo que no se ve no se arregla hasta que resulta ser demasiado tarde.
El Imperio de la Ley se tambalea cuando el gobierno y sus funcionarios, en las múltiples administraciones, abusan de sus cargos con el fin de enriquecerse o favorecer a sus amigos. (Hay tantos casos flagrantes que huelga enumerarlos.) Cuando el gobierno o sus funcionarios mienten sin pudor ni castigo sobre asuntos tan graves como la negociación con una banda terrorista cuyos sicarios reciben un trato de privilegio con respecto a delincuentes comunes, sin ni siquiera abandonar las armas o cesar en sus amenazas y extorsiones. Cuando el Gobierno o sus funcionarios entierran el principio democrático sagrado de la separación de poderes para adueñarse del Tribunal Constitucional y, desde esa trinchera, aniquilar el espíritu y la letra de la Ley de Partidos o de la mismísima Carta magna (Cataluña). Cuando el gobierno o sus funcionarios desisten de su obligación de velar por la salvaguarda de la propiedad privada, piedra angular de una sociedad de ciudadanos libres, permitiendo que cuadrillas más o menos organizadas okupen (con k de insumisos a la ortografía y la autoridad) edificios de viviendas o servicios, impunemente, mientras ese mismo gobierno y sus funcionarios actúan sin piedad contra quien aparca mal su coche en la vía pública. Cuando el gobierno o sus funcionarios, en suma, ponen mayor empeño en proteger a los victimarios que a sus víctimas.
Llegado el momento de evaluar en toda su dimensión el legado de José Luis Rodríguez Zapatero, tal como decía el pasado martes José Bono al celebrar la Constitución, escarnecida una y otra vez por el presidente saliente, lo que marcará en letras de sangre su gestión será esta quiebra recurrente del sistema de valores que hacía de España un leal súbdito del imperio sometido a la legalidad, entendida como sinónimo de justicia. Antes de él hubo desgarros, por supuesto, y después de él los habrá. Pero nunca como ahora en tantos frentes de tamaña gravedad.
Isabel San Sebastián
FVA Management - Blog
Félix Velasco

sábado, 3 de diciembre de 2011

La aversión (del político) a las reglas (2ª parte)

Desde la 2ª Guerra Mundial los poderes públicos se han ido haciendo progresivamente garantes de los derechos sociales (siempre crecientes) a favor de sus ciudadanos, han ido buscando la nivelación económica, la seguridad y la estabilidad en el empleo, el establecimiento de estabilizadores automáticos, el mantener la demanda agregada, etc. Poco a poco la actividad del Estado ha ido encargándose también de la asistencia sanitaria, la educación, la regulación del trabajo, el salario mínimo, el subsidio por desempleo, la jubilación, el fomento de ciertas industrias... para luego extender su radio de acción sobre la cultura, las políticas activas de empleo, la vivienda digna, la protección al medio ambiente, la dependencia de los ancianos, la igualdad de trato, etc. A todo ello hay que darle un sustrato jurídico, una dotación presupuestaria y un desarrollo reglamentario que dañará, a la postre, las reglas de convivencia, pues para conseguir aquellos fines colectivos se acabará yendo inexorablemente contra la libertad y hacienda de los más productivos.
Ante la avalancha de mandatos, normas finalistas y sus bandazos regulatorios, el ciudadano permanece paralizado ante la eventualidad de incurrir en cualquier infracción, el empresario a la espera de autorizaciones administrativas y dedicando sus escasos recursos a satisfacer los deseos del legislador, en vez de innovar y trabajar para las preferencias del cliente y, por último, el inversor quedará espantado. Los costes de este régimen de incertidumbre para el interés general son incalculables.
El derecho no debería nunca adecuarse a la política, es la política la que ha de ser adecuada al derecho. Esto no deja de ser hoy un desiderátum, la realidad es justo la contraria. El mantenimiento del extenso y complejo entramado de relaciones que implican las modernas sociedades abiertas pende de un hilo –cual espada de Damocles– con cada iniciativa que se le ocurra al gobernante de turno y la consiga introducir en el ordenamiento jurídico.
El legislador actual impone compulsivamente objetivos comunes a todos. Esto es impracticable en un orden extenso a no ser que se pretenda minarlo antes o después. La cuestión de fondo es saber cómo podemos vivir juntos en una sociedad repleta de personas que se mueven por distintas opiniones, creencias, intereses y fines muy diversos. Para ello, hay que sustituir el anhelo afectivo de lo "social" por el estricto respeto a las meras reglas de procedimiento y por un constante empeño por mejorar la definición de los derechos de propiedad y sus garantías, es decir, por el marco jurídico de una sociedad fértil y libre. Las insistentes pretensiones de justicia social que cada dirigente imponga o mantenga, a pesar de las buenas intenciones, pueden malograr a largo plazo la sociedad abierta.
Hay muchas formas de vivir, pero son pocas las formas de vivir pacífica y prósperamente. Frente a la crisis actual del sobreendeudado Estado moderno, una de las formas verdaderamente claves de organizarse la sociedad es conforme al equilibrio presupuestario y a los principios del Estado de Derecho clásico. La socialdemocracia actual y su Estado de bienestar, su inflación, su protección de grupos organizados y su indisciplina presupuestaria no podrán sobrevivir sin una permanente regulación. Una sociedad libre, por el contrario, no podrá nunca hacerlo sin la Ley. El mercado libre y la Ley nacen (y mueren) juntos.
Francisco Moreno
FVA Management - Blog
Félix Velasco

lunes, 28 de noviembre de 2011

El expolio de las cajas de ahorros en cifras

Las indemnizaciones millonarias de los directivos de las cajas de ahorros españolas no dejan de sorprender. La última ha sido la del expresidente de Caixa Penedès,Ricard Pagés, que se atribuyó 11 millones de euros de un plan de pensiones que asciende a 20 millones repartidos con otros tres exdirectivos de la caja.
Después de conocerse esta cuantía, Pagés y el exdirector general de la entidad, Manuel Troyano, dimitieron de sus cargos la semana pasada a petición del consejo de administración después de saberse la existencia de este plan de pensiones millonario. La Fiscalía Superior de Barcelona anunció el viernes que investigará los planes de pensiones que han recibido estos cuatro altos cargos.
Pero no todos los casos de estas escandalosas compensaciones pasarán a manos de la justicia. El motivo es que los contratos de los directivos para recibir estas indemnizaciones son totalmente legales. La única posibilidad de que las cajas recuperen el montante desembolsado es que sean los propios directivos los que rectifiquen devolviendo voluntariamente esas cuantías, algo que parece remotamente probable.
El primer caso en saltar a la palestra fue el de la directora general de Caja Mediterráneo (CAM), María Dolores Amorós. La directiva pactó para ella misma un salario anual de cerca de 600.000 euros y también se garantizó el pago de una pensión vitalicia de 370.000 euros. Amorós fue apartada de su puesto tras la intervención del Banco de España en la entidad pero no ha dudado en acudir a los tribunales para defender lo que considera como una "indemnización justa".
Otro caso polémico ha sido el de Novacaixagalicia. Cuatro altos directivos de la cúpula cobraron 23 millones de euros en concepto de blindaje por despido y las aportaciones de la caja a sus respectivos fondos de pensiones. A esta cuantía hay que sumarle los más de 15 millones que cobró el último presidente de Caixa Galicia, José Luis Méndez, como pensión. Todo un detalle fue el que tuvo Javier García de Paredes, ex director general adjunto de esta entidad, que aceptó devolver la mitad de los 10 millones que le correspondían. El resto de sus compañeros todavía no ha devuelto nada.
No hay que olvidar el episodio de Domingo Parra, ex director general de Banco de Valencia, que pactó para su salida el pago de una indemnización de 7,5 millones de euros.
Según informa el diario Cinco Días, ya son 10.086 millones de euros la cantidad que han recibido las cajas de ahorros del FROB para prejubilar a miles de sus empleados. Una reestructuración que le está saliendo al contribuyente mucho más cara de lo que preveía, inicialmente, el Gobierno.
Libre Mercado
FVA Management - Blog
Félix Velasco

domingo, 27 de noviembre de 2011

30.000 personas viven en la calle en España

Entre 26.000 y 30.000 personas viven en la calle. Son datos de Cáritas que ponen de manifiesto un drama humano que cada vez afecta a más personas y que la crisis ha agudizado.
De ellos, el 45% son inmigrantes, pero también hay otros datos reveladores, como por ejemplo que el 10% de las personas sin hogar tienen títulos universitarios.
Con motivo de la celebración, mañana, del Día de los Sin Techo, Cáritas Española y la Federación de Entidades de Apoyo a las Personas Sin Hogar (FEPSH) han lanzado la campaña 'Nadie sin hogar' a cinco años vista con el objetivo de conseguir que 2015 nadie se vea obligada a vivir en la calle.
Cáritas quiere llamar la atención sobre el nuevo perfil de las personas sin hogar que se está detectando como consecuencia de la crisis: hombres en su mayoría, solteros, tanto nacionales como extranjeros; con mayor nivel de estudios y de edad media más elevada; y que dicen estar viviendo en la calle a causa de la pérdida del empleo.
"Una persona sin hogar, un sin techo, que no tiene acceso a una vivienda, a participar, a trabajar, a formarse, a cuidar su salud o enfrentar sus adicciones se encuentra en el ámbito más severo de la exclusión: no existe. No está. Es invisible. Porque entre todos, la sociedad entera, hace que no exista, que no esté. Que sea invisible", señalan los responsables de la campaña.
"El camino de la participación económica, política y social comienza por hacer visible lo que es invisible, por comprender e incorporar lo que supone que todos tienen que poder acceder a los derechos sociales marcados por las normas internacionales y nuestra Constitución", añaden.
El Mundo
FVA Management - Blog

sábado, 26 de noviembre de 2011

El déficit de la sanidad pública y el copago

Diez años después de culminarse el proceso de transferencias sanitarias a las comunidades autónomas, el sistema público español hace aguas y acumula un déficit próximo a los 15.000 millones de euros.
El gasto público en sanidad supone el 7% del PIB y a su contención ha contribuido el bajo sueldo de los médicos y la centralización de las compras por parte de las administraciones públicas. Sin embargo, hay otros factores que están tensando las costuras del gasto y poniendo al sistema en serias dificultades, lo que ha obligado a algunas comunidades autónomas a tomar medidas para reducir el déficit. Entre ellos destacan el envejecimiento de la población y el mayor coste de los tratamientos, pero sobre todo un buen número de ineficiencias que incentivan las malas prácticas y que son en buena medida responsables de la ineficiencia del sistema.
El hecho de que algunas comunidades como Cataluña hayan puesto sobre la mesa el debate del copago en la sanidad pública ha suscitado la polémica en uno de los temas que es considerado tabú entre la clase política, que teme la impopularidad que supone tocar cualquiera de las piezas que componen el Estado de Bienestar.
Pero, tarde o temprano, todas las administraciones tendrán que hacer frente al problema y cortar de raíz un déficit que erosiona aún más las ya deterioradas cuentas públicas. Además del copago, que inicialmente se debiera plantear como fórmula disuasoria para impulsar un mejor uso de la sanidad pública por parte de los ciudadanos, caben otras medidas de organización que contribuirían a reducir el gasto en sanidad. En primer lugar, en los últimos años las comunidades autónomas han desarrollado un modelo hospitalario que en muchos casos no se adaptaba a las necesidades reales de la población, prevaleciendo la instalación de numerosos centros avanzados, cuando hubiese sido suficiente con la creación de centros intermedios o ambulatorios.
El excesivo gasto en pruebas diagnósticas, muchas veces repetidas por la falta de mecanismos informáticos que puedan ser consultados, es otro lastre que arrastra el sistema de salud. Además, el bajo nivel retributivo de los profesionales ha traído consigo un elevado nivel de absentismo, que se ha saldado también con una baja utilización de equipos e instalaciones. La fragmentación territorial de las competencias sanitarias ha dado lugar también a una ausencia total de economías de escala e incluso a la incompatibilidad de los sistemas implantados en las diferentes comunidades autónomas.
La crisis va a obligar a todos los gobiernos regionales a despojarse del populismo que rodea el gasto sanitario y a aplicar recortes para hacerlo sostenible, incluyendo medidas que, como el copago, parecen ya inevitables.
Editorial Expansión
FVA Management - Blog
Félix Velasco

viernes, 25 de noviembre de 2011

Después de la batalla

Pese a la pacífica sensatez democrática, el lenguaje electoral está teñido de léxico militar. Se alude a la campaña o contienda electoral, a vencedores y vencidos, a derrotas y hasta catástrofes. Por lo general, después de celebradas, los ganadores gozaban de un tiempo de descanso –algo así como el reposo del guerrero– mientras sus adversarios contaban cadáveres y se lamían las heridas analizando las fracasadas tácticas. Pero las consecuencias de estas últimas pruebas de esfuerzo (un término médico coronario) han resultado sorprendentes. Parece ser que las presiones que Mariano Rajoy ha recibido desde el exterior y, tal vez también desde el interior, le obligarían a acelerar aquellas medidas de ajuste que silenció durante la campaña, aunque se intuyeran. Vimos las fotografías del presidente de todos los poderes populares sentado a la mesa de su despacho, ya al día siguiente, con un montón de dosieres, además de responder con cortesía a las felicitaciones de los dirigentes animándole a iniciar ya las prometidas y dicen que dolorosas reformas estructurales. No ha sido el único. Mas, tras finalizar la campaña Duran i Lleida, ha tardado tan sólo veinticuatro horas en proclamar recortes e incrementos que van desde los billetes del transporte y gasolina a las tasas universitarias, más sacrificios a los funcionarios públicos y hasta un proyecto de prepago sanitario. Y seguirá. También el Banco de España esperó a socorrer al de Valencia en otro anunciado desastre económico. Todo ello se precipita a una velocidad vertiginosa, mientras baja la Bolsa y aumenta la prima de riesgo, cuando la ciudadanía confiaba en lo contrario, algo de paz.
No sólo habló el pueblo español en coro, sino que los mercados se manifiestan en silencio o a la contra. No acaba de despegar la economía estadounidense por la intemperancia de los republicanos y el caos de la eurozona resulta preocupante, como la difícil situación de la otra ribera mediterránea, teñida de sangre, en Egipto, en Siria. La tarea de Rajoy será titánica, porque nadie sabe bien cómo resolver una crisis que va más allá de la economía y pone en cuestión el mal llamado estado del bienestar. Se augura que casi todo el mundo occidental cambiará al salir de la crisis. Pero nadie logra definir las nuevas sociedades occidentales del siglo XXI. Por vez primera, desde el final de la II Guerra Mundial, las diferencias sociales se incrementan en Europa. Durante la segunda mitad del pasado siglo se compró la paz social con un medio pasar. Pero se está hundiendo poco a poco aquella clase media satisfecha, entre nosotros, con vivienda propia, apartamento en la playa, coche modesto y servicios básicos casi gratuitos. Incluso quienes ostentan cargos responsables en el PP, tras las elecciones, ya no dudan en admitir que habrá que aumentar impuestos, que será necesario el copago sanitario, que habrá menos funcionarios (y los maestros y los médicos lo son), que nos apretaremos el cinturón casi hasta el desfallecimiento. Se intuía, porque Alemania se muestra inflexible y estima que pese a ser más pobres, seguiremos comprando productos «made in Germany». Tampoco piensan darle tregua a Rajoy, mientras los socialistas, perdidos en sus enredos sucesorios, sestearán hasta febrero para calibrar tan amplia derrota. La política se ha convertido en un engranaje rocambolesco que tiene mucho de folletín, novela victoriana y policiaca negra; aquella que ahora, exótica, se vende mejor.
No es tiempo de ideólogos y de seres entregados al bien común. Parece jugarse en otro campo. Y los «indignados», ya se ha visto, siguen indignados y no creen en esta democracia que tanto sufrimiento costó lograr a unos pocos para beneficio de tantos. Los tiempos discurren de otro modo. Y me temo que Rajoy y Mas lo entendieron, pero el bueno de Rodríguez Zapatero, secretario general de su partido, no se enteró. Los socialistas, si logran recuperarse deben regresar a la calle, a las asociaciones de vecinos, a lo que se calificó de base, en lugar de elucubrar en sus sanedrines. Y pese a la victoria arrolladora, hará bien el PP en no fiarse de sus amigos europeos, perdidos, como los belgas desgobernados, en su propio laberinto. EE.UU. siempre ha mirado con recelo al euro, porque partió una tarta que consideraba propia. Sus primos ingleses, tan próximos, no abandonaron la libra. Tampoco les va bien, porque, como antes apuntaba, la crisis supera lo previsto y afecta a tirios y troyanos. Tal vez no a los suizos o a los luxemburgueses o a los noruegos. Pero hasta las potencias emergentes comienzan a sentir los efluvios de la debacle. Sin un respiro, a recortar ya, proclama la Sra. Merkel. Nos asomamos a lo desconocido. 
Joaquín Marco
FVA Management - Blog
Félix Velasco

Los escalofriantes datos de la 'excatólica' Cataluña

La Iglesia en Cataluña vive una situación preocupante. Durante décadas buena parte de los responsables de las Diócesis ha estado vendida al nacionalismo catalán. Allí mandaba, y en algunos sitios aún lo hace, un sector nacionalista con un poder cada vez más creciente, que luchaba por crear una especie de iglesia nacional.
Poco a poco Cataluña fue pasando de ser una región con una honda religiosidad a ser, junto con el País Vasco, la más secularizada de España. Curiosamente en ambos sitios una buena parte de sus sacerdotes prefirió la opción nacionalista. Las consecuencias se van observando poco a poco y los datos son desoladores. La práctica religiosa ha caído en picado y muchas iglesias se han quedado literalmente vacías.
Además, las polémicas no paran de crecer y no ayudan a una futura recuperación. Ejemplo de ello son las informaciones sobre los hospitales vinculados a la Iglesia que realizan abortos. Algunos obispos han tomado cartas en el asunto pero en otros de estos centros hospitalarios se siguen produciendo estas intervenciones.
Más trascendencia mediática tuvo el sacerdote, Manel Pousa que se jactó en una entrevista en un periódico de gran tirada de pagar abortos. No sólo no fue reprendido por el cardenal Sistach sino que encima fue galardonado por la Generalidad. Mientras tanto se publicó un libro sobre su vida y allí reconoció que tiene una "amiga íntima", corroboró lo de los abortos y criticó duramente a la Iglesia.
Y mientras las iglesias se vacían de fieles, el arzobispo de Barcelona iba ocupando los cargos de responsabilidad de la Diócesis con destacados miembros de CiU. Una vez que llegó el tripartito, Sistach dio cobijo a numerosos políticos de la formación nacionalista y ahora con la vuelta de los convergentes espera que éstos le devuelvan el favor de alguna manera.
Esta línea no sólo ha vaciado las iglesias sino también los seminarios. Aunque la crisis vocacional afecta a nivel general, en Cataluña los datos son también bastante traumáticos. La recién creada Diócesis de Terrasa, con un obispo no nacionalista y con una línea vaticana clara, ha llegado a superar en pocos años con un seminario nuevo en número de seminaristas a la Barcelona de Sistach, que ha preferido seguir resguardándose con los nacionalistas.
Otra de las graves secuelas de esta línea seguida en Cataluña se ha hecho pública por el Instituto de Estadística de Cataluña este miércoles. La celebración de matrimonios católicos sigue cayendo y ha bajado durante 2010 en un 13 por ciento mientras que siguen creciendo las civiles, en un 3%.
El dato es escalofriante si se compara con los últimos diez años. En el año 2000 las bodas católicas representaban el 66,6 por ciento mientras que el pasado año sólo eran el 21,6 por ciento.
Desde 2004, el número de matrimonios civiles es superior a los celebrados por el rito católico, ya que en 2010 se celebraron 20.267 matrimonios civiles, 5.879 católicos y 150 según otros tipos de celebración, tal y como recoge EP. Actualmente, los matrimonios exclusivamente civiles se consolidan como forma mayoritaria de celebración representando siete de cada diez matrimonios de distinto sexo.
Javier Lozano
FVA Management - Blog
Félix Velasco 

jueves, 24 de noviembre de 2011

Impuestos

"Los impuestos transforman al ciudadano en súbdito, a la persona libre en esclava y al Estado (nuestro supuesto servidor) en dueño de nuestras vidas y haciendas. Cuanto mayores son los impuestos y más insidiosa la acción recaudatoria, más súbditos y más esclavos somos del Estado." (Arthur O. Fraser) - Economista y sociólogo británico (1949-).
FVA Management - Blog
Félix Velasco

miércoles, 23 de noviembre de 2011

Así dejaron España nuestros Presidentes

Así dejaron España nuestros presidentes
España, 21 de noviembre de 2011: una economía al borde del rescate de la Unión Europea (UE), con casi cinco millones de parados, muy cerca de la recesión y con un déficit público que se situará cerca de los 80.000 millones de euros. Esta es la herencia del presidente Zapatero tras las elecciones generales. Un balance negativo que ha llevado a gran parte de la opinión pública a calificarle como el peor presidente de la democracia. Otros, en cambio, creen que no es para tanto y que le tocó lidiar con la peor crisis que se recuerda. La historia, sin embargo, nos enseña que las sucesiones suelen ser traumáticas, pero, ¿cómo dejaron el país el resto de presidentes? ¿Fueron mejores las herencias de Adolfo Suárez, Calvo Sotelo, Felipe González o José María Aznar?
Adolfo Suárez (1977-1981)
El legado que Suárez recibió del Franquismo tras las elecciones de 1977 no fue precisamente boyante: problemas políticos y sociales y una crisis energética puso fin al periodo de expansión económica de España. Los pactos de la Moncloa, firmados por Suárez y los principales partidos, trataron de estabilizar la transición democrática, así como adoptar una política económica que contuviera la galopante inflación del 47%, que incrementara la renta per cápita (un 20% inferior al de la media europea), y que atajara el paro (incrementado por el retorno de los emigrantes).
Los pactos lograron cierta mejora en la inflación, pero lo cierto es que Suárez no lo tuvo fácil. Su herencia estuvo lastrada, además de por las críticas dentro y fuera de su partido y por los años más sangrientos de ETA (210 asesinados entre 1979 y 1981), por el acoso de los poderes económicos ante una gestión deficiente que llevó al país, de nuevo, hacia una inflación importante y un desempleo desmesurado: 1.741.000 de parados (13,5%) poco antes de dimitir, frente al 12,6% del cuarto trimestre de 1980, lo que implicaba un crecimiento de 121.000 parados. Ni tan siquiera el plan económico presenta en agosto de 1979 tuvo los resultados esperados.
Calvo Sotelo (1981-1982)
Apenas tuvo tiempo el sucesor de Suárez para mejorar la situación, con un golpe de Estado y otras crisis de por medio, como la del aceite de colza. Es más, según el dato del paro en el último trimestre de 1982, el último de la era Leopoldo Calvo Sotelo, el número de parados ascendió hasta los 2.234.800 (17,06%), casi 400.00 más que los dejados por Suarez.
A esto, Calvo Sotelo tuvo que sumar un repunte en el precio del petróleo, sin que hubiera podido controlar la inflación y una desbocada tasa del déficit público, que pasó del 1,1 al 5,5%. Esto provocó una larga etapa de recesión y estancamiento económico que no se detuvo hasta 1984 y que dejó como herencia a Felipe González en 1982, el cual tendría que asumir la difícil tarea de consolidar definitivamente la democracia, concluir la construcción del Estado de las autonomías y, sobre todo, superar la grave crisis economía.
Felipe González (1982-1996)
Con la llegada de los socialistas al poder, en 1982, González realiza una serie de reformas económicas y laborales que mejoraron las cifras del Estado durante gran parte de las dos primeras legislaturas. Sin embargo, la recesión económica producida sobre todo entre 1993 y 1995 afectó considerablemente a la estabilidad del país. Hasta un año antes de que González adelantara las elecciones, se producirá en España un hundimiento importante en las cifras del paro, en las que, en tan solo tres años, se destruyen más de un millón de puestos de trabajo, convirtiéndose en una de las peores crisis de la historia reciente.
Las condiciones que dejó a José María Aznar, tras 13 años de Gobierno, eran objetivamente malas: 3,5 millones de parados (20,04% de la población activa), 5,5% de déficit público, una deuda de 60 billones de pesetas (360.000 millones de euros) y una Seguridad Social en quiebra, en una legislatura que, además, llegó a la mayor presión fiscal de la democracia (un 36% por las subidas de impuestos). Si a esto sumamos el hartazgo de la población por los casos de corrupción y el terrorismo del GAL, parece evidente que al PP le dejó mucho trabajo por hacer.
José María Aznar (1996-2004)
Se suele coincidir en que Aznar recuperó la maltrecha economía de González. En su primera legislatura, la tasa de crecimiento se mantuvo en más de un 3%, el déficit público se redujo hasta el 0,3% y, sobre todo, la tasa de paro bajó hasta el 13,6%, ya que se crearon 600.000 empleos nuevos.
Aunque lastrado por su decisión de apoyar a George Bush en la invasión de Irak, los 8 años de Aznar se caracterizaron por un crecimiento constante y continuo del empleo y el paso de una economía en decadencia a una economía que crecía de manera importante. Al final de su presidencia, el crecimiento era del 2,6% y los parados sumaban poco más de 2.200.000 (un 11,50%), muy por debajo de los 3,5 millones dejados por Zapatero. Se pasó de 12.626.700 de ocupados en el primer trimestre del 96 a 17.865.800 en el segundo trimestre del 2004.
A pesar de los datos, los sindicatos se quejaron de que el empleo era precario a causa de la flexibilidad laboral y de la moderación salarial, pero parece que, si atendemos a las cifras.
José Luis Rodriguez (2004-2011)

Zapatero ha recibido la mejor herencia de cualquiera de los otros presidentes del Gobierno, dejando a la vez la peor de todas. 
Cuando José Luis Rodríguez Zapatero llegó en marzo de 2004 a la Presidencia del Gobierno, España tenía algo menos de 2,2 millones de parados, crecía al 2,8%, la prima de riesgo era de 0 y la deuda pública estaba en el 46,2%. Ocho años después, la cifra de desempleados roza los cinco millones, el crecimiento previsto para este año es nulo, la prima de riesgo ha superado este miércoles los 500 puntos básicos y la deuda roza el 66% del PIB.

¿Fruto únicamente de la gravedad de la crisis económica y financiera internacional o también de los errores cometidos? Rajoy, en los próximos cuatro años, puede que tenga la respuesta a esta pregunta.
FVA Management - Blog
Félix Velasco

domingo, 20 de noviembre de 2011

Adiós

Cosas que empezarán a desaparecer de la vida española, más o menos rápidamente, a partir de mañana:
Cinco millones de parados; ministras nombradas por cuota, no por criterios de competencia; gastar 400 millones de euros de dinero público en regalar 49 millones de bombillas de bajo consumo; imponer un «cordón sanitario» para aislar al principal partido de la oposición; mantener conversaciones con ETA a espaldas de los ciudadanos y negar en público que esas conversaciones existen; permitir que las menores aborten sin el consentimiento de sus padres; subvencionar a los de «la zeja»; asegurar que la economía española juega en la Champions League cuando está descendiendo a Tercera División; ver aparecer brotes verdes en otoño; ministros que hacen favores a empresarios cuando se los encuentran en gasolineras; llamar antipatriotas a quienes critican la política económica del Gobierno; apelar al voto del miedo en vísperas de unas elecciones; vivir pendientes del estado de la prima de riesgo; considerar discutido y discutible el concepto de Nación; la Alianza de las Civilizaciones; despreciar a la Iglesia Católica y tratar de disminuir su influencia en la vida de este país; culpar al Aznar de ayer de cualquier problema que surja hoy; acusar a los especuladores de ser los únicos responsables de nuestra crisis económica; mantener relaciones de especial amistad con dictadores como los Castro en Cuba y Hugo Chavez en Venezuela; permitir que el Banco de España deje de vigilar el estado real de cajas de ahorros y bancos; equivocarse en un 40 por ciento al echar las cuentas de las previsiones económicas del año en curso; volver a congelar las pensiones; permitir a los del 15-M que acampen en la vía pública e impedir que ultrajen impunemente a los policías que tratan de mantener el orden; los fiscales generales del Estado decididos a «mancharse la toga con el barro del camino» en pro de los «hombres de paz»; la admisión de «miembras» en el Congreso de los Diputados; los «acontecimientos planetarios» que nunca llegan a serlo; el «optimismo antropológico» de un español a costa del deterioro de la vida de todos los demás; la «geometría variable» diseñada en favor de los nacionalismos; dar la vuelta al mundo antes de abandonar el cargo, como acaba de hacer la ministra de Cultura. Y mucho más que no cabe en este artículo.
Curri Valenzuela
FVA Management - Blog
Félix Velasco

sábado, 12 de noviembre de 2011

Una nueva cultura empresarial


Caos.es
Locura, S.A.
Confusión & Cía.
fantástico@asombroso.com
Corresponde a la Jornada de 8h. del mismo nombre. Está enfocada a ejecutivos, empresarios, directivos y mandos intermedios que son conscientes de la urgencia de reformar las empresas drásticamente para salir de la crisis totalmente diferentes de cómo se entró en ella.
Félix Velasco

sábado, 5 de noviembre de 2011

Pacientes VIP

Cuando tras demoras considerables, los pacientes que llegaban a los centros de atención del Institut Català de Salut (ICS) tenían la suerte de ser atendidos por los médicos de cabecera o urgencias y, a veces incluso, la de ser examinados por especialistas y sometidos a pruebas complejas o intervenciones quirúrgicas, se consolaban pensando que cualquier usuario de la sanidad pública pasaba por una odisea similar en Cataluña. Eso era antes de los recortes impuestos por el gobierno del Sr. Mas durante el último año, pues ahora los pacientes pasan a engrosar interminables listas de espera y aguardan con angustia el momento de recibir la atención médica que precisa. La mayoría de los catalanes continúan soportando con cierto estoicismo la angustia de esa espera creyendo ingenuamente que todos sus conciudadanos pasan por semejante pesadilla.
Y así es, pero al parecer sólo para los catalanes que comparten las atestadas salas de espera en los centros sanitarios públicos. Hace unos meses, tuvimos noticia de que un distinguido miembro de CDC, al que el Sr. Pujol despidió con cajas destempladas tras muchos años de servicios en Madrid –¿se habría tal vez contaminado con polen madrileño de manolas como insinuaba su profesional florista de cabecera?– y regenta desde entonces un floreciente despacho de abogados en Barcelona, había sido ingresado en el hospital del Valle Hebrón e intervenido en un quirófano abierto expresamente para realizar esa operación el día de Pascua, festivo a todos los efectos en Cataluña. Noticias posteriores sugerían que no se trataba del insigne político sino de un primo suyo con el que compartiría su nombre y primer apellido. De ser cierta la rectificación nunca desmentida, la intromisión resultaría incluso más preocupante al confirmar que la influencia de los políticos convergentes alcanza incluso a los parientes en segundo grado de consanguinidad.
No parece que se trate de un caso aislado. Hace unos días se publicó otra noticia que apunta a que "una vez más, un antiguo dirigente vinculado al pujolismo", en este caso un ex-conseller de Jordi Pujol en los años 90, se habría saltado todos los protocolos hospitalarios, obligando a reubicar a otros enfermos para instalarlo cómodamente en la habitación 812 del hospital del Valle Hebrón, para evitarle la enojosa situación de compartir habitáculo con otro paciente como hacen los ciudadanos de a pie. ¿Cómo se sentirán al leer semejantes noticias los numerosos enfermos que pasan varios días hacinados en los pasillos de las dependencias de urgencias sin derecho a un mínimo de privacidad y reciben el alta sin llegar a pisar planta? Seguro que ninguno habrá tenido por vecino de camilla al Sr. Mas, al Sr. Boi Ruiz o al Sr. Mas-Colell, los responsables principales del salvaje desmantelamiento de la sanidad pública en Cataluña.
¡Y uno que creía que los únicos privilegios de que disfrutaban los miembros de corrupción democrática de Catalunya se reducían a conseguir que sus próceres más eximios fueran exculpados de los presuntos delitos que se les achacaban para no herir los sentimientos patrios; a disfrutar de libertad provisional mientras se dilatan sin cuento los juicios en que están imputados –como ocurre con el Sr. Osàcar, secretario personal de Artur Mas (1990-95) y tesorero de CDC (1995-2010), al que presuntamente el Sr. Millet, expoliador confeso del Palau, le pasaba un porcentaje de las cantidades que "recaudaba" de empresas a las que los gobiernos de la Generalitat presididos por el Sres. Pujol y Mas habían adjudicado millonarias obras públicas–; a que recibirán, si acaso llegan a ser condenados un día, un trato exquisito mientras cumplen en prisión sus penas! Ahora parece que también pueden saltarse a la barretina –por estas tierras está mal visto decir "saltarse a la torera"– las listas de espera de la sanidad pública. "Menos con Mas: el cambio continúa".
Clemente Polo
Félix Velasco - Blog

La cama junto al enfermo, a 80 euros

La cama junto al enfermo, a 80 euros
Por dormir en una butaca también me cobran?» La pregunta la formuló ayer este diario al servicio de Maternidad del Hospital Clínic de Barcelona, de titularidad pública, haciéndose pasar por la acompañante de una parturienta ingresada en el centro. La respuesta fue tan rápida como sorprendente: «Sí. La butaca cuesta unos 47 euros al día y la cama entre 70 y 80», dijo con naturalidad la empleada del servicio de admisiones.
Aliviar la tensión emocional y física que provoca la hospitalización de un familiar, descansando a su lado en una cama o en una butaca, puede costarle al ciudadano de a pie como una estancia corta en un hotel de tres estrellas. «Una cesárea pueden ser tres días de hospitalización, o sea, 240 euros para el familiar, el coste de un tres estrellas», señalaron fuentes sindicales del hospital, quienes denunciaron la medida y tildaron de «abusivos» los precios.
Portavoces de la dirección centro, adscrito a la XHUP (Red Pública de Hospitales de Utilización Pública), admitieron que el Clínic oferta este servicio a los acompañantes desde hace tiempo con el objetivo de «incrementar las fuentes de ingresos», tan necesarias en tiempos de ajustes y contención. Matizaron, sin embargo, que «sólo se hace de forma generalizada en algunas unidades como la de Maternidad donde hay una mayor disponibilidad de camas». «En la sede central del Clínic se alquilan pocas camas para este servicio porque hay menos libres», precisaron.
Otros hospitales públicos como el Hospital de l'Esperança —donde el volumen de contratación asistencial ha descendido preocupantemente— o el de Igualada (Barcelona) también aplicarán en breve la medida para hacer frente a los drásticos recortes impuestos por la Generalitat.
La noticia ha encendido los ánimos entre los sindicatos, que ven la iniciativa como una entrada directa al copago. «Primero empezaron por cobrarnos la televisión, después nos quitaron el agua del menú del paciente, debes comprarla en la máquina si quieres que se tome unas pastillas) y ahora cobran hasta la butaca al acompañante», denunciaron a este diario fuentes sindicales del sector, quienes creen que «otros centros que todavía no lo hacen se sumarán a la medida porque ya no saben de dónde recortar». Añadieron que «no todo vale para justificar un ahorro» y alertaron del riesgo que supone que «en un hospital público y de referencia como el Clínic de Barcelona se empiece a cobrar como en la sanidad privada».
Otras fórmulas de ahorro
«Las autoridades sanitarias se pasan el día negando el copago y, a la prática, algunos centros ya lo están aplicando», denunciaron los sindicatos. A su juicio, «hay muchas otras formas de contener el gasto que no impactan tan directamente en el usuario y que en algunos hospitales aún no se han implantado como reducir el uso de empapadores, o abaratar el material de enfermería».
Fuentes del Instituto Catalán de la Salud (ICS) indicaron que, por ahora, no contemplan generalizar la medida en sus ocho centros.
Esther Armora
FVA Management - Blog
Félix Velasco

martes, 1 de noviembre de 2011

Cataluña se puebla de aeropuertos fantasmas

Cataluña se puebla de aeropuertos fantasma
Los aeropuertos de Reus (Tarragona) y Gerona tienen visos de convertirse en un erial, sumándose así a otras instalaciones «fantasma», como las de Ciudad Real o Castellón, convertidas hoy en monumentos al derroche y la falta de planificación.
La compañía Ryanair ha dejado de apostar por esos enclaves catalanes y partir del 6 de noviembre ya no operará en Reus, lo que deja en el paro a 88 trabajadores. La empresa prevé reemprender los vuelos comerciales en abril, pero su futuro en esa provincia es incierto. Su marcha tendrá repercusión en el turismo de la Costa Dorada. En la ciudad gerundense, donde esta línea de «low cost» posee prácticamente el monopolio, el número de vuelos ha pasado de 472 a la semana a solo 174.
La decisión de la empresa irlandesa provocó ayer el enfrentamiento entre el actual consejero de Territorio y Sostenibilidad, Lluís Recoder (CiU), y el ex titular de Política Territorial, Joaquim Nadal (PSC), quien introdujo en la discusión otro aeropuerto casi inoperativo, el de Alguaire (Lérida), el único que gestiona la Generalitat. Recoder reprochó al anterior gobierno tripartito que ejecutara esa obra sin un plan de negocio claro, pese a que se trataba de una inversión de 95 millones de euros.
Negociaciones
Nadal, por su parte, admitió que el ejecutivo sabía que el aeropuerto «no sería rentable durante un periodo de entre cinco y diez años». Asimismo, la Generalitat culpa a AENA de haber roto el modelo aeroportuario catalán al abrir El Prat a Ryanair, pues se pretendía que Reus y Gerona se especializaran en vuelos de bajo coste. El Ejecutivo autonómico sigue negociando con la compañía, a la que acusa, no obstante, de incumplir sus acuerdos y de exigir más dinero. Ryanair firmó un preacuerdo con el anterior gobierno según el cual percibiría 7,5 millones de euros al año por operar en Gerona, pero ahora pretende doblar esa suma.
En Reus, la línea aérea cobraba 3,5 millones de euros al año, cifra que pretendía incrementar. El aeropuerto de Reus ha recibido inversiones por valor de 80,6 millones de euros desde 2005.
Mª Jesús Cañizares
FVA Management - Blog
Félix Velasco

domingo, 30 de octubre de 2011

Todos al paro

Uno de cada cuatro españoles en edad de trabajar es carne de cañón de las listas del INEM, es decir, está parado. Una de cada cuatro familias de esos millones de parados tiene a todos sus miembros desempleados, viven en el umbral de la pobreza o ya se han instalado en ella con vocación de permanencia. La mitad ha perdido su única vivienda, reclaman que se apruebe la dación en pago, como ya han hecho algunas comunidades del PP, o renegocian con los bancos su crispada hipoteca para prolongar su agonía, cuando no se está directamente a la espera de la visita del secretario judicial y la Policía que les pondrán directamente de patitas en la calle. Hablo de que uno de cada dos jóvenes está desempleado y con un horizonte como para salir corriendo... España es el país europeo con mayor índice de desempleo (cerca de un 22 por ciento) y mayor destrucción de puestos de trabajo estables de todo Occidente (1.600 trabajadores van a la calle diariamente). Alguien podría estar tentado a calificar estos datos de tremendistas, descontextualizados y anacrónicos. Pero no. Son los datos del tercer trimestre de la Encuesta de Población Activa (EPA) publicados por el INE, organismo que, como bien sabemos todos, depende directamente del gobierno Zapatero... Los españoles se embarcaron en el Titanic hace siete años y, ahora, a cerca de 4.000 metros de profundidad, nadie es culpable de nada. Lo será, eso sí, el próximo gobierno de Mariano Rajoy y entonces vendrán los muditos de la película (Toxo y Méndez) a culpar al PP de todos los males, desde el hundimiento del Titanic, el desastre de Trafalgar, la pérdida de las colonias, la muerte de Manolete y los cinco millones de parados. Perdón, los seis millones de desempleados. Los cinco que admite el propio Gobierno y el otro millón que no cuenta, pero que también existe sumergido en los cursos de formación y el paro estructural de todos los españoles que nunca tuvieron oportunidad ni nunca la tendrán, y menos ahora, de encontrar trabajo en la España socialista. Ésta es la realidad, la cruda realidad y la herencia envenenada que nos deja el PSOE cuando le demos la patada en ese justo lugar donde la espalda pierde su honroso nombre.
José Clemente
FVA Management - Blog
Félix Velasco

Biografía ZP

617x1000_esteban2910
FVA Management - Blog
Félix Velasco

Préstamos

617x1000_esteban3010
FVA Management - Blog
Félix Velasco

España pierde población tras 72 años y vuelve a ser país de emigrantes

Esta es una más de las consecuencias de la crisis económica en España, donde por primera vez desde 1939 se pierde población. Las estimaciones indican que nuestro país recibirá 450.000 inmigrantes frente a los casi 600.000 españoles que a lo largo del año habrían salido del territorio nacional en busca de mejores oportunidades.La renta per cápita retrocede a niveles de 2005 y se queda en 18.555 euros y la economía revela 5.095.200 parados en términos desestacionalizados.
Así, a lo largo de este año el número de habitantes se redujo en el primer trimestre del año en 4.300 y en 23.400 personas en el segundo. Por comunidades autónomas ya son ocho las que han visto disminuir su población: Cataluña, País Vasco, Castilla y León, Comunitat Valenciana, Galicia, Principado de Asturias, La Rioja y Extremadura. Destacan los casos de Cataluña, que ha pasado de sumar 32.399 habitantes en 2010 a perder casi 60.000 en 2011 y, Comunitat Valenciana, donde han perdido 8.871 vecinos cuando hace un año estaban en cifras positivas. La situación es más alarmante en Asturias y Castilla y León, comunidades que ya en 2010 sufrían la losa de la despoblación.
FVA Management - Blog
Félix Velasco

domingo, 16 de octubre de 2011

jueves, 6 de octubre de 2011

El sonido más bello del mundo

De entre todas las ideas estúpidas que se han puesto de moda en los últimos años gracias al pensamiento único intervencionista, pocas me desquician tanto como el desprecio generalizado hacia las compañías farmacéuticas y de cuidados médicos. Parece increíble, pero posiblemente éste sea el sector económico con peor prensa del mundo (quizás sólo igualado por el financiero). Unos tipos que dedican su tiempo, su dinero y su esfuerzo a mejorar nuestra salud son tratados por la opinión pública peor que muchos delincuentes.
Por eso, se celebra cada vez que el Gobierno impone un nuevo recorte al gasto farmacéutico. Se aplaude la obligatoriedad del uso de genéricos. Y se aúlla de placer cuando los burócratas de la ONU deciden robar una patente a una compañía u obligarla a que distribuya un medicamento por debajo de su coste. La lógica está clara: estos tipos son unos desalmados que quieren hacer ¡negocio! con nuestra salud, así que detengámosles cuanto antes.
Imaginemos a un tipo que se pasa ocho o diez años estudiando medicina, farmacia o biología en alguna de las más duras universidades del mundo; que luego entra a trabajar en una compañía farmacéutica en la que curra de sol a sol en busca de una nueva medicina; que pasa poco tiempo con su familia porque está metido en su laboratorio; y que tras muchos años de esfuerzo consigue un nuevo tratamiento contra el cáncer. La sociedad políticamente correcta de este comienzo del siglo XXI le exigirá que entregue todo ese trabajo a la humanidad. ¿A cambio de qué? De un Premio Nobel y quizás algún doctorado Honoris Causa. Eso si tiene suerte y su descubrimiento es muy importante. Si es simplemente un pequeño avance en lo conocido hasta ahora, que sólo mejora la calidad de vida de millones de enfermos en todo el mundo, se puede contentar con una palmadita en la espalda. ¿Y hacerse rico con sus ideas? No, eso sería propio de un capitalista desalmado y avaricioso.
Las consecuencias de todo esto no son fáciles de ver a corto plazo. De hecho, los titulares de muchos periódicos dirán en los próximos meses que el Estado español y las CCAA se han ahorrado miles de millones de euros en medicamentos por la obligatoriedad de la prescripción de genéricos. Y algún politiquillo demagogo saldrá ufano ante la prensa a celebrar que ya han metido en cintura a las farmacéuticas.
Claro, tras todo esto, puede que miles de jóvenes brillantes de todo el mundo decidan matricularse en otras carreras al ver que en el sector médico no hay expectativas de grandes sueldos. También puede que muchas compañías dejen de buscar la cura a graves enfermedades porque las trabas burocráticas y la falta de respeto a sus invenciones hacen que esas investigaciones no sean rentables. Incluso, puede que haya muchas empresas que dediquen más recursos a otro tipo de productos no directamente farmacéuticos (cosméticos, reductores de peso, de regeneración capilar...) porque al menos en esos campos no tienen tantas trabas ni los políticos saqueadores están atentos para quedarse con el beneficio de su trabajo.
Con este panorama, quizás dentro de treinta años no haya habido avances significativos en la lucha contra el cáncer u otras enfermedades. Y a lo mejor nuestra esperanza de vida no es tan alta como podría haber sido. Pero a ver quién culpa de eso a los políticos occidentales: si ellos están velando por nuestro bien constantemente.
Mientras pensaba en todo esto, me encontré en internet uno de los más emocionantes vídeos que he visto en los últimos meses. Es sobre una chica de 29 años, sorda de nacimiento, a la que le ponen un implante que le permite escuchar su propia voz por primera vez en su vida. En una pequeña nota bajo el vídeo, la protagonista informa a los que estén en su misma situación de que el aparato es un Esteem, de Envoy Medical. Por curiosidad, acudí a la web de esta empresa y leí su presentación, en la que admite que su finalidad es "llevar al mercado el primer implante auditivo sin micrófono". Debajo de esta declaración de intenciones, aparece su comité directivo: Kenneth H. Dahlberg, Allen U. Lenzmeier, Roger C. Lucas...
No conozco a ninguno de estos tipos. No son famosos. Posiblemente sean sólo buenos médicos que han ido subiendo en el escalafón de la compañía. Y seguramente estén forrados de dinero. Viendo las lágrimas que derrama esta chica mientras aprende a reconocer el sonido más bello del mundo (el de su propia voz), uno siente no sólo que nunca hará nada en su vida que valga tanto la pena, sino que Dahlberg, Lenzmeier y todos sus demás compañeros de Envoy Medical se merecen cada dólar que tengan en su cuenta bancaria. Sinceramente, ahora mismo no se me ocurre ningún político del que pueda decir lo mismo.
Domingo Soriano
FVA Management - Blog
Félix Velasco

El origen del poder sindical

Los sindicatos han llegado, incluso, a sustituir al poder legislativo en los temas laborales, aunque todo ello haya resultado en un paro escandaloso, sin igual en el mundo desarrollado. ¿Cómo es posible que estas organizaciones, cuya afiliación real no llega hoy ni al 6% de la población activa, hayan conseguido privilegios y financiación sin fin con gobiernos socialistas y con gobiernos conservadores?
La falta de información fiable y la complejidad misma del proceso han ocultado con eficacia el camino que nos lleva desde el sindicalismo revolucionario de inspiración marxista del siglo XIX al sindicalismo institucionalizado de hoy, convertido al reformismo a cambio de increíbles privilegios y muy generosas subvenciones estatales. Gobiernos de todos los signos, incluidos los de los últimos años del franquismo, han estado siempre dispuestos a conseguir la "paz social" a cambio de otorgar generosa financiación y amplios privilegios y poderes a los aparatos sindicales.
Tal vez la causa del comportamiento tan temeroso de todos nuestros gobiernos democráticos ante las exigencias sindicales esté precisamente en lo disparatado de sus fines y objetivos declarados. Así, cuando en 1977 los tres principales sindicatos alcanzan pleno reconocimiento legal, Comisiones Obreras sigue con su objetivo de "destruir las estructuras de la sociedad capitalista"; la Unión Sindical Obrera habla de "transformar el Estado burgués como organización económica explotadora" y la Unión General de Trabajadores clama por "una nueva sociedad basada en la propiedad colectiva de los medios de producción". Todo esto tenía más importancia de lo que puede parecer hoy, treinta años después, pues en España entonces estábamos en la delicada operación histórica de la Transición, un partido laborista radical gobernaba y arruinaba al Reino Unido y en Francia cuatro años después, en 1981, Mitterrand ganaba las elecciones con un programa no muy diferente al de nuestros sindicatos. En este contexto histórico es muy posible que estas baladronadas sindicales asustasen a nuestra clase política. Lo que sí sorprende es que el susto haya durado tantos años.
Carlos Bustelo
FVA Management - Blog
Félix Velasco

Steve ha muerto en paz

Steve Jobs era una de las personas más influyentes del mundo. Sus creaciones transformaron industrias enteras y sus productos le convirtieron en un icono que trasciende lo puramente tecnológico. Steve Jobs marcó la última década con iTunes, el iPod, el iPhone, el iPad y el Mac. Este miércoles murió a los 56 años, apenas un mes después de anunciar que su etapa al frente de Apple había terminado. Detrás quedaban 35 años de éxitos.
FVA Management - Blog
Félix Velasco 

miércoles, 5 de octubre de 2011

Master

Cataluña y el cuento de la lechera

La nueva emisión de bonos patrióticos catalanes, por importe de 4.000 millones de euros, debería servir para abrir un proceso de reflexión profundo acerca de las finanzas de las comunidades autónomas y de su capacidad de endeudamiento. La Generalitat realiza esta nueva emisión porque carece de recursos para devolver el dinero que tomó prestado con la anterior emisión que el Gobierno de CiU llevó a cabo en abril. Es lógico porque como el Ejecutivo regional no ha hecho esfuerzo alguno para reducir el gasto público catalán, ahora no cuenta con capacidad financiera alguna para amortizar esos bonos y tiene que emitir otros nuevos, y a tipos de interés mayores, con lo que compromete todavía más el maltrecho presupuesto de Cataluña. De esta forma empieza a cumplirse aquello que dijo en su momento el premio Nobel de Economía, James M. Buchanan, de la consolidación de la deuda pública, porque estos bonos a corto plazo, a base de renovaciones y más renovaciones, acaban por convertirse en deuda a largo plazo dado que los políticos se niegan a llevar a cabo los ajustes necesarios para obtener los ingresos con que cancelarlos. Ellos prefieren gastar y gastar y que el que venga detrás arregle los desaguisados ocasionados.
Aquí, sin embargo, CiU se ha equivocado de estrategia. Los ‘convergentes’ contaban con que sus votos en el Congreso de los Diputados pudieran ser decisivos para que el PP llegara al poder o el PSOE lo conservara y, a cambio de ese apoyo parlamentario, que el Gobierno central les arreglara las finanzas de la Generalitat. Por ello, el Gobierno de Artur Mas ha seguido a lo suyo, manteniendo abiertas las embajadas catalanas mientras la Generalitat no tiene ni para financiar la sanidad ni para amortizar los bonos patrióticos, pensando que tendría en sus manos al próximo inquilino de La Moncloa y que a éste no le quedaría más remedio que darle a Mas todo el dinero que necesitara si quería llegar allí y mantenerse en el puesto de presidente del Gobierno. Pero, como a la lechera del cuento, a Mas puede que no le salgan las cuentas, a tenor de lo que dicen las últimas encuestas de intención de voto.
¿Qué lección debemos extraer de ello? Que para evitar que la deuda a corto se consolide en deuda a largo plazo lo único que se puede hacer es prohibir a las comunidades autónomas que la emitan. Si tienen dificultades para cuadrar sus cuentas, entonces no hay más remedio que obligarlas a que recorten sus gastos o a que suban los impuestos y luego rindan cuenta por ello a los electores. Esto es lo que se denomina corresponsabilidad fiscal, y si queremos que ésta sea una realidad en nuestro país, no hay más remedio que quitar a las autonomías cualquier competencia que puedan tener en materia de deuda. Con ello, y teniendo en cuenta que ya no pueden vampirizar a las cajas de ahorros para que les financien, se conseguirá que equilibren sus presupuestos, les guste o no. Es el único camino cuando los dirigentes autonómicos actúan con las enormes dosis de irracionalidad que caracterizan a la Generalitat.
Emilio J. González
FVA Management - Blog
Félix Velasco

Obstinarse

617x1000_montoro0510
Antaño, los economistas aseguraban que los auténticos factores que delimitan el progreso económico de una nación son la inteligencia, la educación de sus habitantes y la competencia y honradez de su sistema administrativo; que ningún país puede adelantarse al desenvolvimiento social general, y tampoco progresar sin una Administración eficiente, una Policía incorruptible, unos servicios postales y ferroviarios eficaces, unos jueces no venales y un sistema bancario sólido. En las primeras décadas del siglo XX ya se estudiaba la dificultad de un mundo compuesto por «casi setenta» sistemas económicos «diferentes», muchos de ellos pugnando como podían hacia la industrialización. El planeta ha cambiado sobremanera desde entonces, pero aquellas viejas premisas a mí se me antojan igual de válidas que hace un siglo. Inteligencia, educación, competencia, seguridad jurídica, jueces incorruptos, bancos seguros… no parecen malos principios para sentar las bases a partir de las que construir un bienestar generalizado.
Angela Vallvey
FVA Management - Blog
Félix Velasco

martes, 4 de octubre de 2011

En el mismo carro

FVA Management - Blog
Félix Velasco

El paro se dispara

El número de parados registrados en las oficinas de los servicios públicos de empleo (antiguo Inem) se situó al finalizar septiembre en 4.226.744 personas, tras subir en el mes en 95.817 desempleados (2,3%), informó este martes el Ministerio de Trabajo e Inmigración.
Se trata del mayor repunte experimentado por el paro en un mes de septiembre desde 1996, año en el que arranca la serie histórica comparable. Hasta ahora, el peor septiembre de la serie fue el de 2008, cuando el desempleo creció en 95.367 personas. El registro de este año lo supera levemente.
La subida de septiembre es además la segunda consecutiva tras la de agosto, cuando 51.185 personas más se sumaron a las listas de parados, y casi duplica la experimentada en septiembre del año pasado (48.102 desempleados). En los últimos doce meses, el paro ha aumentado en 208.981 desempleados, un 5,2% más, de los que 122.404 eran mujeres (+6%) y 86.577, hombres (+4,3%).
La secretaria de Estado de Empleo, Mari Luz Rodríguez, ha reconocido que el dato de septiembre es "duro y negativo" y lo ha atribuido al carácter estacional del mercado laboral y de la economía española.
"Tras unos meses muy positivos para el sector turístico, la finalización de la temporada ha provocado una incorporación en los registros del paro de personas que han visto terminados sus contratos muy superior a otros años", ha explicado Rodríguez en un comunicado, que ha añadido que en las últimas semanas se han detectado aumentos diarios de demandantes de empleo de cerca 10.000 personas.
Por sexos, la subida del desempleo en septiembre afectó en mayor medida a las mujeres que a los hombres. Así, el paro femenino creció en 53.908 mujeres (+2,5%) respecto al mes de agosto, mientras que el masculino se incrementó en 41.909 desempleados (+2,06%). De esta forma, al finalizar septiembre, el número de hombres en paro sumaba 2.071.510, mientras que el de mujeres desempleadas era de 2.155.234.
Por sectores económicos, el desempleo bajó en septiembre sólo en la agricultura y la construcción, con 1.350 y 185 parados menos (-0,9% y -0,03%) respectivamente, mientras que subió en el resto, fundamentalmente en servicios, sector que sumó 74.590 parados más (+3,1%), aglutinando así cerca del 80% del repunte mensual del desempleo. En la industria, el paro subió en 3.776 (+0,8%), mientras que las personas sin empleo anterior aumentaron en 18.986 (+1,06%). Por edades, el desempleo de los jóvenes menores de 25 años subió en septiembre en 39.036 personas (+9,3%), frente a un aumento del paro entre los mayores de 25 años de 56.781 personas (+1,5%).
Sube en catorce comunidades
En septiembre, el paro bajó en Castilla-La Mancha (-754 personas), Canarias (-488) y La Rioja (-451) y subió en las catorce comunidades autónomas restantes, encabezadas por Andalucía (+23.592 desempleados), Cataluña (+16.282 parados) y Madrid (+10.209). Por provincias, el paro bajó en siete de ellas, lideradas por Toledo (-956 desempleados), Almería (-476) y La Rioja (-451), y se incrementó en 45, encabezadas por Madrid (+10.209 parados) y Cádiz (+7.791).
Solo el 7,5% de los contratos son indefinidos
En cuanto a la contratación, en septiembre se registraron en los servicios públicos de empleo un total de 1.393.728 contratos, un 0,2% más que en igual mes de 2010. Sólo el 7,51% del total de los contratos, es decir 104.716 contratos, fueron de carácter indefinido, un 14,2% menos sobre igual mes del año anterior. En septiembre se efectuaron 10.788 contratos formativos y el resto, 1.278.224, eran otro tipo de contratos temporales, de los que el 30,07% eran de obra o servicio y el 24,21% estaban suscritos bajo la modalidad de eventuales por circunstancias de la producción.
Libre Mercado
FVA Management - Blog
Félix Velasco